Sin manipulación alguna


La desparasitación tiene lugar en la jaula, donde los peces pueden nadar libremente sin estrés o hacinamiento, que genera peces más sanos y menor riesgo de escapes.

Sin ayunos


A los peces nunca se le somete a ayuno; ni antes, durante o después de la desparasitación. Tampoco hay necesidad de interrumpir la desparacitación por mal tiempo, ya que el láser opera independientemente de las condiciones meteorológicas, la temperatura y las estaciones.

Sin heridas o lesiones


No se han registrado daños relacionados con la desparasitación por láser. Tampoco existen informes sobre mortandad u otras pérdidas de peces.

Mejor seguridad y salud en el trabajo


El método láser está automatizado y reduce la carga laboral de los empleados. Con el láser Stingray reducirá su huella medioambiental y mejorará  la seguridad.

Mayor rentabilidad


El aumento de la rentabilidad generado por peces más grandes y sanos, así como por ahorro en desparasitaciones alternativas. Bajos costes operativos y un coste total predecible con contrato de mantenimiento por un mínimo de 4 años.

24/7 - A todas horas, todos los días


Un sistema de desparasitación y control que logra cantidades más bajas de parásitos y menos riesgo de contagio, tanto dentro de la localidad, como en otras instalaciones o a peces silvestres durante todo el año.